Home » Don Carlos. La Conjuración de Fiesco. Intriga y Amor. (Sepan Cuantos, #434) by Friedrich Schiller
Don Carlos. La Conjuración de Fiesco. Intriga y Amor. (Sepan Cuantos, #434) Friedrich Schiller

Don Carlos. La Conjuración de Fiesco. Intriga y Amor. (Sepan Cuantos, #434)

Friedrich Schiller

Published 1999
ISBN : 9789684329362
Paperback
234 pages
Enter the sum

 About the Book 

El duque de Rivas dio ejemplo de esta preocupación escenografica, al constituirse en la cabeza del Romanticismo histórico-nacional en España. En la jornada primera de su Don álvaro plantea todo el aparato: la escena representa la entrada del antiguoMoreEl duque de Rivas dio ejemplo de esta preocupación escenografica, al constituirse en la cabeza del Romanticismo histórico-nacional en España. En la jornada primera de su Don álvaro plantea todo el aparato: la escena representa la entrada del antiguo puente de barcas de Triana, que estará prácticamente a la derecha- en primer término al mismo lado un aguaducho, o barraca de tablas y lonas, con un letrero que diga: Agua de Tomares- dentro habrá un mostrador rústico con cuatro grandes cántaros, macetas de flores, vasos, un anafre con una cafetera de hoja de lata, y una bandeja con azucarillos- delante del aguaducho habrá bancos de pinos- al fondo se descubrirá de lejos parte del arrabal de Triana, la huerta de Los Remedios con sus altos cipreses, el río y varios barcos en él, con flámulas y gallardetes- a la izquierda se verá en lontananza la Alameda...y todavía advierte: el cielo demostrará el ponerse el sol en una tarde de julio. ¿No es acaso la naturaleza en todo su apogeo? ¿No se siente como si los personajes vinieran a ser otros elementos de ella? Es el triunfo del paisaje, el sentimiento del cuadro. Además de la naturaleza en libertad -observa Díaz-Plaja- el paisaje ofrece al romántico otra capital posibilidad: la de ser la circunstancia de su yo- constituir una aureola de su egocentrismo- la de que todo paisaje sea una proyección de la espiritualidad del poeta. He aquí por qué el romántico escoge su paisaje. El romántico necesita un paisaje en el que una atmósfera imponderable sirva de espejo a su tortura constante. Por ello su paisaje no es nunca un paisaje escueto: sobre él, alrededor de él, hay algo que el ojo no ve, pero que el corazón no puede dejar de adivinar: la tristeza, el misterio, la melancolía. La naturaleza se erige, pues, para el romántico como el mejor ejemplo de libertad, y lo que de mayor significación, ejemplo también de soledad.